Skip to content

“Demasiada piratería”, artículo para el TPS del Centro de Colaboraciones Solidarias

noviembre 20, 2010

El Secretario General Adjunto de la ONU, Lyn Pascoe, anunció el pasado 9 de noviembre un incremento de la piratería en las aguas de Somalia. Según sus palabras, la actividad pirata se ha incrementado de tal manera “que desborda los esfuerzos que la comunidad internacional hace por controlarla”. La ONU ofrece datos que ponen de manifiesto esta escalada en las costas del Golfo de Adén, desde el pasado 4 de noviembre se cuentan por 23 las embarcaciones atacadas, con unas 500 personas retenidas.

La OTAN, la UE, la Coalición de Fuerzas Multinacionales (CMF) liderada por los EE.UU. y países como China, India, Irán, Malasia y Rusia han desplegado cientos de barcos de guerra en la zona para luchar contra la piratería. Lo que nadie se explica es como tamaña flota naval equipada con la más avanzada tecnología militar, es incapaz de hacer frente a estos grupos que tienen sus bases en uno de los países más pobres del mundo. Tampoco se explica como dos países al borde de una guerra, como son EE.UU. e Irán, colaboran en esta operación. Por otro lado, la ONU reconoce la incapacidad de afrontar la cuestión somalí hasta que no se comprendan las causas profundas que la motivan, dando a entender que el hambre no es motivo suficiente.

El 2 de octubre de 2009, el atunero español Alakrana fue secuestrado por piratas cuando faenaba frente a las costas de Somalia. Una de las primeras noticias sorprendentes sobre esta cuestión era la implicación de empresas asentadas en Londres en la negociación del rescate. El propio juez del caso, Santiago Pedraz, ordenaba abrir una investigación para averiguar el papel de los intermediarios británicos. La prensa de ese país subraya que a pesar de su gran flota mercante, los barcos escaparon el año pasado a los peores ataques de los piratas. “ Londres, capital de los piratas somalíes. Varios de los secuestros recientes han sido orquestados desde el Reino  Unido en una operación secreta de los servicios de inteligencia”, afirmó The Guardian. También se hizo eco el Daily Telegraph titulando: “Los piratas somalíes reciben ayuda de los servicios de inteligencia en Londres” Y son muchos los expertos que apuntan a prestigiosos bufetes londinenses como posibles instigadores, o al menos encubridores, de las actividades piratas en Somalia. No en vano, se embolsarían ingentes cantidades de dinero proveniente de los rescates, en razón de sus honorarios como mediadores entre piratas y gobierno.

Un reportaje de la agencia independiente Journeyman Pictures nos acerca a la realidad que se vive en el país vecino. En Kenia, donde un trabajador gana menos de seis euros al día, desde hace meses los pescadores locales consiguen grandes capturas y ganan 50 veces más que el salario medio. La razón hay que buscarla en los piratas, que han ahuyentado a los barcos internacionales que saqueaban los caladeros keniatas, y que diezman una industria de 1.500 millones de dólares que controla la cuarta parte del atún mundial. No sólo los pescadores locales se benefician. La pesca deportiva vive a su mejor temporada en cuatro décadas. Estas capturas sin precedentes atraen al turismo, que Kenia, tras la violencia post electoral y la sequía, necesita desesperadamente. “ Antes veías por la noche a 7 ó 8 barcos pesqueros buscando camarones que descartaban el 90% de las capturas: pasabas por delante y veías acres y acres de peces muertos”, comenta Angus Paul, cuya familia lleva 44 años dedicada a la pesca deportiva en la zona. El biólogo marino y conservacionista Steve Trott relaciona la ausencia de los grandes barcos con la recuperación de la pesca: “todos los indicios apuntan a que los peces se están recuperando. Creo que es el principal indicador de que estas flotas de escala comercial han tenido un impacto destructivo sobre los caladeros de Kenia”.

Mientras que las misiones internacionales se ven incapaces de frenar la piratería, con una sola patrullera y miles de kilómetros de costa, evitar la pesca ilegal ha sido una misión imposible para el Departamento de Pesca de Kenia. Algo de lo que, irónicamente, se están ocupando los piratas. Esta vez es la población la que salta de alegría y disfruta de una inesperada mina de oro.

Anuncios
No comments yet

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: